jueves, 16 de mayo de 2019

Flores a 10 minutos de Ronda, Málaga, España.





Cuando comenzaba a pensar en esta presentación, de unas cuantas flores de campo o en el campo, me encontré que no tenía ni idea de sus nombres. Recurrí entonces a mandarlas a la página de Fotografía Flora Silvestre de la Península Ibérica , Baleares y Canarias.
Y como hay gente fantástica, a la que no le importa enseñar y resolver dudas, como Ramiro Álvarez Iglesias, que me ha contestado e indicado el nombre de cada planta. Infinitamente agradecido, pues con su ayuda puedo archivarlas correctamente.
Andalucía es una tierra maravillosa con infinidad de contrastes en pocos kilómetros, incluso en pocos metros, como en el caso de la vista de Ronda y su Tajo desde el camino.
Después de visitar la ciudad y sus baños árabes y comer de forma genial en uno de sus restaurantes, decidimos dar un paseo por las afueras y buscamos un camino tranquilo que salía de una carretera secundaria.
A los bordes del camino había cantidad de hierbas con sus flores despuntando de manera increíble. Y como me gustan, aunque no sepa como se llaman, me dedique a todo aquello que veía sacarle fotos.
Y el resultado está aquí, gracias a Ramiro, que con su ayuda me ha permitido editar esta entrada.
Mientras caminas tranquilamente por una senda o camino, sin ruidos que te entorpezcan, sin la aglomeración de gente, al mismo tiempo que observas la belleza que te rodea, puedes ir pensando en un montón de cosas que es difícil en el ajetreo de la ciudad y el trabajo.
El campo tiene la virtud de relajarte. Estés donde estés te pone en tu sitio enseñándote lo pequeño y grande que eres. Observasdesde él a las aves y los animales que se cruzan en nuestro camino y te das cuenta que abusamos de nuestro entorno, que destrozamos mas que cuidamos.
Y ala vez te abre horizontes para que tus ojos  trasmitan al resto del cuerpo las sensciones increíbles de paisajes naturales que junto a la mano del hombre han conseguido algo maravilloso,
Bueno, vamos al rollo.
Os voy a colocarlas fotos y debajo de cada una su nombre.

1 Erodium sp



2 Allium sp

3 Centranthus ruber

4 Vinca sp

5 Ophrys lutea

6 Muscari comosum



Anchusa azurea

8 Antirrhinum sp


9 Cistus albidus


10 Anthyllis sp

Espero que os hayan gustado estas diez elegidas.
Sed felices
Antonio

miércoles, 8 de mayo de 2019

Pensamientos en la fachada de Sta María La Real de Aranda de Duero


Avanzo tranquilamente por la c
alle Boticas, haciendo tiempo, en una preciosa mañana del mes de marzo en la bella ciudad de Aranda de Duero.



De repente ante mí, aparece un templo, gótico isabelino, mandado construir por los Reyes Católicos y terminado ya en el reinado de du hija Juana, mal llamada la Loca, y de Felipe el Hermoso: es Santa María la Real de Aranda de Duero.
Introducirme a describir de forma profesional la fachada, sería por mi parte una tremenda imprudencia habiendo personas doctoradas en Historia del Arte que lo harán muchísimo mejor que yo.
Este escrito no es una lección de Historia del Arte, ni muchísimos menos, es la expresión de sentimientos y contradicciones que me supuso la visión de esta magnífica fachada. Solo nombraré escuetamente a sus arquitectos y escultores.

El arquitecto que diseño esta joya se cree que fue Juan Guas, aunque la autenticidad de ello está por demostrar. Fuese quien fuese, realizo una obra increíble que hay que visitar.
Cuenta con tres naves en planta de cruz latina y se cree que estaba terminada hacia el año mil quinientos, es decir cuatro años antes de que muriese la reina católica, pero le faltaba su portada, que financió la misma reina. En la fachada figura el escudo de Dª Juana porque se termino en su reinado 
Con buen tiempo es una delicia sentarse en el bar que hay frente a la iglesia y con una cervecita  observar tranquilamente la belleza de cada uno de sus relieves y tablas. Y si estás en buena y simpática compañía, aun más.
Yo dividiría la portada en cuatro partes fundamentales:
Una sería la que sostiene los signos de la realeza que intervino durante su construcción.


Otra, aquella que incrustada entre cada una de las dovelas que abrazan a la puerta representas a santos y santas de la iglesia, con una imagen central de la Virgen amamantando al Niño.

Por último una parte compuesta de tres zonas que describen distintos hechos de la vida de Cristo en dos momentos distintos:
1.- Representación encima de la puerta de tres momentos claves de la Pasión.


2.- Las esculturas a media altura que representan su nacimiento y la adoración de los magos.
3.- Escenas de a pasión grabadas en las hojas de sus puertas.
La fachada fue construida y diseñada por Simón de Colonia. Majestuosa, limpia, bien esquematizada.
Hoy voy a narraros mis sentimientos al observar el primer apartado. Otro día, os expondré las otras dos zonas, Esta entrada no es una lección de arte, no, es apoyándose en el arte una trasmisión de pensamientos y sentimientos. ¡Vamos allá!
Los ojos recorren la arriba abajo la fachada. Una sensación de alegría y tristeza se entrecruzan. Hay emociones que recorren mente y corazón ante tanta grandeza, ante tanto sacrificio…ante la representación de un Dios hecho hombre y como hombre, sufriendo, como uno mas, como un reo cualquiera condenado a muerte.
Encima de las dovelas que forman cada arco que enmarcan la puerta de acceso al templo, existen tres bajorrelieves que representan los tres últimos días de la Pasión de Cristo; tres días de angustia para terminar en un estado de éxtasis y de gloria.

Mirando a la fachada a la izquierda


A cuestas con su cruz, Jesús avanza camino del Golgota. La Verónica observa su andar ensangrentado, mientras intenta enseñarle su rostro marcado en el trapo, con el que le ha limpiado la cara, con la esperanza que obre uno de sus milagros; el que va a ser crucificado, Cristo, no la mira, no quiere ni ver su sufrimiento ni tener la tentación de escapar de él; gira su rostro mirando al mundo, diciéndole al mundo el sacrificio que está haciendo por él. 

Bastante dolor está soportando ya, después de haber sido azotado, coronado de espinas y ahora cargando con una cruz que es superior a su poder celestial. Si, su poder celestial le ha sido retirado durante tres días. Los milagros no sirven para él. Vuelve a sentir a Satanás tentándole a abandonarse, a perdonarle la vida, como aquella vez en el lejano desierto israelita.


Sigue caminando ayudado por el Cirineo que, vestido por otro Simón, Simón de Colonia, parece mas un soldado romano sin casco que otra cosa. El Cirineo, carga con parte de la pesada cruz; carga como Cristo con un madero que no es otra cosa que los pecados que los hombre hicimos, hacemos y seguiremos haciendo, porque ¿para qué vamos a dejar de pecar si El muere constantemente y repetidamente por esos pecados que cometemos? La sangre que resbala de su cabeza empapa el madero y hace más difícil su arrastre. Ya ha caído antes, y volverá a caer, pero ni el pueblo que vocifera y le observa, ni los soldados romanos le dejaran que muera sin ser clavado. Un soldado romano tirá de él con una cuerda ayudándole a avanzar, no quiere que llegue muerto a su destino, él con su martillo cogido a su cintura es el encargado de crucificarle


Y una trompeta va anunciando el sacrificio supremo que se acerca, como si de un juego circense se tratase. Juego es para muchos; un deber de cumplir con la ley para otros, un terrible dolor agónico para su madre que no le pierde de vista.  Un ignorante carga su peso sobre la cruz, como ¿si quisiera cargar sobre el madero también sus pecados? No, somos uno de nosotros descargando el peso del pecado sobre el madero; su hombro deshecho por el roce sangra y le mancha la túnica ya de por si ensangrentada. La cara del personaje infunde una sensación terrible de odio. El camino de la muerte sigue lentamente hasta un lugar llamado Calvario. Y ante tanto sufrimiento surgen mil preguntas que siempre llevan una interrogante ¿Por qué o para qué?

Mirando a la fachada al centro.-


Mis ojos corren al medallón central.


Allí encuentro con la Pasión en su momento culminante, en la consumación del acto para la que fue diseñada. Cristo acaba de morir clavado entre hierros sin ningún tipo de pudor. Los romanos sabían perfectamente donde tenían que colocar cada clavo y lo hacen con una maestría sensacional. Y después de unas horas en la cruz, todo ha terminado. ¿Todo? No, nada ha terminado, todo está a punto de comenzar. Una nueva religión está colocando sus fundamentos a los pies de una cruz. La piedra está ausente, ha corrido a esconderse, pero la cimentación está echada. Es cuestión de tiempo que vaya extendiéndose por el mundo.
 Un ángel acerca el cáliz a su costado para recoger hasta la última gota de su sangre vertida, de esa sangre que el Evangelio dice que es por nosotros. Cada vez que le veo crucificado, aquí en el medallón o en cualquier otra representación, me pregunto siempre lo mismo ¿Valía la pena tanto dolor, tanta vida para perdonarnos? ¿No hubiese sido mejor que, ese hombre-dios, hubiese vivido para con uno de sus milagros cambiarnos y hacer a la humanidad distinta? Si hubiese vivido y su gran milagro hubiese sido modificarnos ¿hablaríamos de guerras, de bombas, de colonización, de hambre, en fin de miseria…?


Allí clavado, con los ojos ya cerrados ,no puede observar a su madre arrodillada a sus pies; ella no comprende aun la grandeza del sacrificio, No entiende que su hijo, anunciado a través de los ángeles y sin haber conocido varón, siendo destinado a ser rey, este, como un maleante mas, clavado en una cruz. Recuerda  tantos momentos pasados con él; besos, regañinas..y aquellos días en que comienza a separarse de ella,,, ¿Por qué? se sigue preguntando, ¿Por qué? me pregunto yo, dos mil años después. 
El que fue capaz de resucitar a Lázaro, sigue ahí inerte, expulsando sangre y agua, que recoge un ángel, dejando sufrir a su madre. ¿Tiene lógica? ¿Por qué un Dios es capaz de realizar un acto como este para redimirnos los pecados? Es una pregunta que todos los días me sigo haciendo; hay tanta crueldad en la Redención que tiemblo de miedo pensando que me tengo que enfrentar a él en el momento final, Si fue capaz de hacer eso con su hijo por un pecado ¿Qué  nos hará a nosotros por nuestras innumerables faltas?




Y a su lado, aunque representadas de pie, María Magdalena y otra de las mujeres angustiadas, lloran la pérdida de su ser mas amado. ¿Qué hacen dos mujeres a su lado, si no son de su familia? Cuanto se ha hablado de María Magdalena, cuanto se ha montado a su alrededor ¿Y por qúe no? Había un hombre en ese Dios y sería lógico que, como hombre, tuviese los mismos sentimientos y pasiones que nosotros. Si no ¿no habría una falsedad en el Dios hecho hombre? María Magdalena es la gran incógnita que queda pendiente de resolver, tanto en mis pensamientos, como en la misma Iglesia.
Juan, mas apartado del grupo, lleva en su mano izquierda la bolsa de los ungüentos. Y mira horrorizado a su hermano que ya no respira. Es el único de los doce que está presente. ¿Quién era Juan? ¿Un apóstol normal como los otros, un personaje elegido al azar para que se cumpliese un futuro? ¿O un hermano de carne y hueso? Si, un hermano de carne y hueso, que hubiera podido escuchar su saber divino durante toda su existencia . Y está allí, horrorizado, sabiendo que a él le puede suceder lo mismo. Sentimientos de dolor y de miedo se entremezclan.

Mirando a la fachada a la derecha.-

Giro lentamente mis ojos hacia la derecha. Un nuevo relieve me descubre el tercer y último día de la pasión. Pero en este caso el hombre vuelve a ser Dios y está vivo. Ha resucitado entre los muertos y se eleva glorioso ante los soldados que custodian su tumba. La muerte ha dado de nuevo paso a la vida como si un ciclo natural se cumpliese, pero de natural no tiene nada. En eso también se diferencia el Hombre-Dios, del hombre mortal que puebla el planeta Tierra.


Los soldados miran asombrados. Unos hablan con otros. No se creen lo que están viendo; tienen la suerte de presenciar una resurrección increíble, inimaginable para ellos y que nos hace dudar a muchos de nosotros dos mil años después, El Cristo resucitado se muestra aquí erguido, radiante y fuerte, como si nada de lo que pasó tres días atrás hubiese sucedido.


Los soldados no reaccionan. Lo raro es que no salieran corriendo despavoridos, sabiendo cómo eran de supersticiosos en aquellas épocas, pero dormían. ¿Cómo explicarían a Poncio y a los sacerdotes del Sanedrín que el hombre había resucitado? Quizá callaron y prefirieron que aquello pasase desapercibido. A fin de cuentas ¿Qué importancia tenía vigilar la tumba de un reo muerto?


Y como no, allí están las mujeres que presencian el hecho. Y entre ellas seguro que la madre y María Magdalena. Había demasiado en común entre ellos para que María y la Magdalena no estuvieran allí para rezar ante la tumba. ¿Nos lo han robado? No, ha cumplido su palabra. Esta de nuevo vivo. Ya no sirve de nada los ungüentos que llevan en la mano. ¡Qué torbellino de pasiones se producirían en las cabezas y en las mentes de aquellas mujeres! Si pensándolo yo, tanto tiempo después, mi cerebro duda y lucha, que cantidad de contradicciones no habrán discurrido por aquellos corazones y mentes femeninos. Pero allí están las tres, y Simón de Colonia lo refleja, como las únicas seguidoras del Maestro que tienen ese privilegio. ¡Que deshonor para aquellos hombres que pensaban que la mujer estaba muy por debajo de ellos! Por eso no las creen al principio.


El tercer acto ha terminado. Los actores han cumplido cada uno su cometido, hasta Judas
Sed felices
Antonio

martes, 23 de abril de 2019

Flores y música


Desde la ventana de un apartamento me llegan las notas del concierto para piano de Chopin.


Notas y flores son un conjunto perfecto. Armonizan el piano y la orquesta con cada una de ellas y en su conjunto.
¿Qué discurrirá allí dentro? Quizás alguien este leyendo tranquilamente una novela, o ¿Por qué no escribiéndola?


Quizás no sean letras de largos y tediosos capítulos; puede ser una poesía inspirada en alguien: con esta música solo puede ser romántica.


¿Sera hombre o mujer? Lo que está claro es que está viviendo un momento de belleza, de plenitud escuchando estos maravillosos acordes.


Curiosamente todas las flores miran hacia donde provienen las notas.
Algo bello tiene que estar sucediendo ahí dentro… Vete a saber
Avanzo hacia la ventana.


Me siento en un banco y me dejo transportar en un sueño musical.
Las flores me acompañan. En mi está sucediendo algo bueno; me siento en paz.


Miro las flores que me rodean. Ahora son ellas las que me observan.
¿Será que mi cuerpo vibra con las notas románticas de Chopin?
¿O a caso estoy trasmitiendo los sentimientos que me inspira cada nota?


La tarde va cayendo poco a poco y la música se acaba de repente. 
El concierto ha acabado.
Pero hay en el jardín un ambiente distendido, solo roto ahora por el canto de un mirlo que protesta porque no hay ya sones que embellezcan la tarde.


No me levanto del banco.
Surge la noche; me quedo allí eternamente mirando las estrellas.


Qué muerte más tranquila he tenido
--o0o--
Sed felices
Antonio

sábado, 30 de marzo de 2019

Mirando alredor en una puesta de sol





No puedo mirar al sol de frente.
Aun está alto, pero lo suficientemente bajo como para molestar.


Un campo de nubes promete una buena puesta de sol.
Los árboles del paseo se recortan contra el horizonte.
A los pies el molinillo, espera al aire.



Los ladrillos absorben los últimos rayos como si del horno que los coció se tratase.


Y una planta de bella flor y nombre desconocido se presta a ser mirada.


El cielo se enciende.


El cielo se enciende mucho mas.


De repente se apaga y queda todo en silencio.


Todo, menos el ultimo canto del tordo antes de acostarse.


He mirado a mi alrededor y estas son algunas de las cosas que he visto.
Solo me falta mirarte a ti, Soledad.
Sed felices
Antonio

lunes, 11 de marzo de 2019

30 minutos acostando al sol. (Filosofía de albañil)

Buenas lo que sea, porque tu puedes estar incluso viendo la puesta de sol.
Todas las fotografías de este trabajo son continuas, están colocadas por orden, y solo se han recortado.
Todas son de la puesta de sol de ayer 9 de marzo de 2019.
Espero que os guste; si pensáis que los temas personales no son aceptables, no lo leáis.



 19:03 Tengo que taparme los ojos al mirar al horizonte. Con ello consigo ver el cielo de frente, Ya queda poco para que Lorenzo se esconda tras el horizonte. Quizás un par de minutos mas antes de que se duerma del todo. Es un buen chico. Puntual todas las tardes para dormir, aunque poco a poco se va escaqueando y se esta acostando todos los días un minuto mas tarde. Porlo menos me hace compañía, así no estoy solo.



 19:05 El cielo empieza a teñirse. Es un gran coqueto, Puede tirarse treinta o cuarenta minutos probando a ver que tono le va mejor. Es una delicia que lo haga, así puedo disfrutar y elegir el momento que mas me gusta.


19:06 Los últimos rayos están ya torpes, Solo queda un milímetro de la esfera celeste por esconderse tras el horizonte. Todos los días igual pero distinto. Como nuestros días, todos iguales, con las mismas discusiones, pero al final distinto del anterior y seguro que del siguiente. 


 19:07 Ya solo es resplandor. Lorenzo se ha acostado por fin. Cada vez que esto ocurre y yo lo veo, una sensación de paz me invade. Multitud de preguntas surgen, dudas también. Esas luces de multitud de colores distintos hacen en mi el mismo efecto que las luces de colores de las piscinas termales: me relajo y llevo mis pesares con mas tranquilidad.


19:08 Lo bueno que tienen los objetivos de gran longitud focal es que te trasladan a lugares que el ojo es incapaz de ampliar. Una llama de oro se recorta en ese cielo. Suelo con paz, me imagino un mundo pleno de felicidad y no este que en cualquier momento se puede convertir en un polvorín explotando. 


19:13 Ya han pasado diez minutos desde que el sol comenzó a esconderse. Ahora tengo tiempo para pensar un poco en ti. Y pienso en ti ahora porque en otro momento no puedo. Estas demasiado lejos, en un país tan distinto al mio que da vértigo. Las distancias pueden ser muy pequeñas pero los tiempos son eternos. Ya han pasado diez minutos, ya, y parece que hay sido un instante. Tienes demasiado poder sobre mi, cielo.


 19:16 Tres minutos más. Cada instante, cada segundo que vivimos, es un regalo maravilloso que despreciamos muchas veces. Un instante puede ser eterno o efímero. La medición del tiempo es una relación química entre la edad y las encimas que producimos. Y aterra ver como los instantes, incluido este, pasan a velocidades vertiginosas.Un regalo que tiramos normalmente por la borda, hasta que es demasiado tarde y se nos hunde el barco definitivamente,


 19:17 Un minuto mas. Y sigo solo, con mis nubes en el cielo que siguen maquillándose.


19:24 Han pasado otros siete minutos. Los colores comienzan a teñirse de rojo en gasas suaves que van abrigando a la bóveda celeste. Hay que tapar al sol para que no se enfríe. A mi me encantaría que tu me tapases cuando tengo frío; en este momento lo estoy empezando a notar. Pero el país de tu origen está muy lejos.


 19:24 Cada vez que disparo con la maquina, quemo un segundo de mi vida y no se cuantos me quedarán aún. Un amigo hablaba ayer de la soledad buscada, Esa debe ser impresionante, Poder escaparte del mundo recorriendo una orilla o subiendo una montaña porque has elegido estar solo. Terriblemente es muchísimo peor es estar contemplando la belleza porque nadie ha querido acompañarte.


 19:28 Los tonos por general en el cielo son rojizos. Van apagándose lentamente, como cada uno de nosotros desde el momento en que nacemos.


19:29 Solo en el horizonte refulge aun una cierta luz dorada, como la que se enciende dentro cuando pienso en ti. ¡Que mal hechas están las relaciones sociales! Somos tan hipócritas que nos regimos por un decálogo muchas veces absurdo, donde la libertad del hombre para amar solo está dirigida en una dirección, Todo es pecado, incluso amarte.


 19:29:30 Cada vez mas rojas, como si fuesen infinitos labios pintados ya de un carmín pasado de moda. El cielo se está apagando y yo con él.  Voy a emprender la vuelta y volver al mundo normal de las personas normales. Cuando cruce la calle y suba las escaleras del portal seré un respetable D. Antonio, padre de familia y cumplidor en su trabajo. Las ilusiones personales se habrán quedado fuera.


19:31 Enfoco de nuevo el horizonte con el teleobjetivo. Ya no queda nada. Incluso donde brillaba hace treinta minutos la esfera que nos calienta, queda ya solo un rescoldo con las ultimas brasas encendidas. Nos hacemos viejos y nuestras brasas están cada vez mas apagadas; ¿por que se inventaron los mandamientos? Seria por gente como yo, supongo; no, ¡seguro, seguro!

Sed felices. Una mirada  a una puesta de sol puede inundar el corazón de gozo, aunque no lo parezca tras mis reflexiones.
Antonio