martes, 1 de enero de 2019

Flores con poesía CCCXVII. Tarde de procesión


Allá por el año mil ochocientos ochenta y ocho nació nuestro poeta de casualidad en Cuenca.
De familia asturiana vivió en su niñez en Langreo y una vez muerto su padre ingresó en el seminario de Oviedo. Andrés González Blanco deja el seminario después de diez años y estudia Filosofía y Letras en Madrid.

Girasol

Fue periodista, crítico teatral, novelista y poeta y traductor acercando a la lengua castellana autores como Quiroz, Stendhal y Poe entre otros. Así mismo estudio y publicó sobre las obras de Campoamor, Baroja y Darío.
Su obra novelística es interesantísima aunque poco conocida, con títulos como: El castigo, Brisas de ultramar, La juerga triste etc.
Como poeta solo edito un libro de poemas titulado Poemas de provincias y otros poemas.
Es un poeta modernista, muy sujeto al estilo y a las normas.

Acanto

Os he colocado un soneto titulado Tarde de procesión.
Murió Andrés González Blanco en Madrid en el año de mil novecientos veinticuatro.

TARDE DE PROCESIÓN

Tarde de procesión, tarde serena
en que te conocí y me enamoraste;
alegre tarde aquella en que dejaste
de amor y poesía el alma llena.

Borraja 
Eras hermosa, complaciente y buena.
Cuando yo te miré tu me miraste
y luego sonreíste y te ocultaste
con virginal rubor pero sin pena.

Dhalia Bristol stripe

En tu sonrisa juvenil y fresca,
que subrayó mirada picaresca,
adiviné yo un mundo de alegrías.

Erodium paularense

Y pienso, al recordarte tristemente,
que nunca más aureolará mi frente
aquel buen sol de mis primeros días.
--o0o--

Campanitas

Espero que os haya gustado.
Sed felices
Antonio

jueves, 20 de diciembre de 2018

La casa de Dulcinea en El Toboso


A escasos ciento cuarenta kilómetros de Madrid, en plena Mancha se encuentra la famosa población de El Toboso, a la que tuve la oportunidad de conocer gracias al buen hacer de ACEHA, en un excursión organizada a Úbeda y Baeza

Planos localización El Toboso sacados de Google Maps

Una villa de casa blancas encaladas, calles limpias, puertas imponentes enmarcadas con piedras labradas y hojas trabajadas, cubiertas de teja y una limpieza increíble, de la que deberían aprender muchos municipios.


Destaca en medio de sus calles una imponente iglesia del S.XVI, San Antonio Abad, construida en la época en que Castilla era rica. Su torre debía ser punto de referencia en medio de la llanura.

Iglesia de San Antonio Abad

Y en esta ciudad, don Miguel de Cervantes y Saavedra decidió crear un personaje para su hidalgo que ensalzaría el nombre del lugar durante generaciones enteras y este no es otro que Dulcinea del Toboso.

“Bien te puedes llamar dichosa sobre cuantas hoy viven en la tierra. ¡oh sobre las bellas bella Dulcinea del Toboso!, pues te cupo en suerte tener sujeto y rendido a toda tu voluntad e talante a un tan valiente y tan nombrado caballero como lo es  y será don Quijote de la Mancha, el cual, como todo el mundo sabe, ayer recibió la orden de caballería, y hoy a desfecho el mayor tuerto y agravio que formó la sinrazón y cometió la crueldad: hoy quitó el látigo de la mano a aquel despiadado enemigo que tan sin ocasión vapulaba a aquel delicado infante”

Estas palabras de Don Quijote están escritas en el capítulo IV de la primera parte en que después de armado caballero rescata y vuelve a dejar en manos de su verdugo a un rapaz.
Este párrafo del Quijote parece profético. Don Quijote de la Mancha y su bella Dulcinea, son nombrados seguro que todos los días por mas de una persona en todas partes del mundo.
Alrededor de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha se han montado un sinfín de actividades económicas a lo largo de la historia.
La casa de doña Dulcinea, los molinos de viento, los lugares con teatros y aquellos otros que se atribuyen las estancias del enjuto hidalgo en sus calles y lugares.

Uno de los cientos de ejemplares que se guardan en el museo

Lo que si está claro es que D. Miguel de Cervantes como recaudador del rey anduvo por aquellos lares y eso le permitió dar a las andadas del ilustre hidalgo una veracidad paisajista increíble que no desentona en absoluto con sus fantasías literarias.
En el Toboso existen dos interesantes museos que ayudando a la difusión de la novela de aventuras de Cervantes enseñan, por un lado la difusión de esta maravillosa historia por los distintos países y lenguas del mundo y por otro como se vivía en aquella época en las viviendas mas o menos prosperas de la zona.
Estos dos museos son el Museo Cervantino y la llamada Museo-Casa de Dulcinea del Toboso.
En el primero podemos observar una maravillosa colección de ediciones del Quijote en todos los idiomas del mundo y en todos los tamaños posibles, estando en sus vitrinas el más pequeño y el mas grande.

Dos ejemplares del Quijote escritos en japones, La dedicatoria es de la embajada japonesa en Madrid

La casa de Doña Dulcinea del Toboso, señora que solo existió en la imaginación del autor del libro y en la mente de aquel que: “Frisaba la edad de nuestro hidalgo con los cincuenta años; era de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro, gran madrugador y amigo de la caza. Quieren decir que tenía el sobrenombre de Quijada , o Quesada, que en esto hay alguna diferencia en los autores que de este caso escriben; aunque por conjeturas verosímiles se deja entender que se llamaba Quejana. Pero esto importa poco a nuestro cuento; basta que la narración del no se salga un punto de la verdad”

Vista de la casa de Dª Dulcinea vista desde el patio. Por su torre se la conoce como la Torrecilla

Esta vivienda es un recopilatorio de cómo debían ser las casa de la gente acomodada en el siglo XVI, es decir la casa de un hidalgo que poseía tierras y ganado.
Que se llame la casa de doña Dulcinea no es mas que un reclamo publicitario muy bien encaminado de cara a darle al pueblo un reclamo mas para ser visitado. Y la verdad es que vale la pena trasladarse en el tiempo a otras épocas de manera sencilla.

Don Quijote declarando su amor a Dª Dulcinea.

Antes de llegar a la casa, en una gran plaza, junto a su majestuosa iglesia, nos encontramos con una representación de Don Quijote y Dulcinea en hierro forjado y modernista. Vamos entrando en ambiente.
Unos metros mas adelante, al doblar una esquina de una de las calles encaladas de blanco nos encontramos con la casa museo.
La mente tiene que acostumbrarse a la imaginación hecha realidad de una aventura escrita en papeles con pluma de ave y tintas fabricadas muchas veces por los propios escritores.

Puerta de accesoa la Casa-Museo de Dulcinea del Toboso

La puerta, a la antigua usanza castellana enmarcada por piedras labradas sin escudo. Madera del país, pintada, a base de tablones y dándole prestancia clavos y aldaba.


Ya en el interior se divide la casa en zona de almacenaje de granos y vinos, dormitorios y zona exterior o patio donde se guardaban caballerías y ganado.
Estamos, y eso hay que recordarlo, en la casa de un hombre rico que se ha conservado a lo largo de los siglos y que ha sido restaurada bastante bien.
Según entramos, a mano izquierda se encuentra la zona de estancia diaria donde podemos encontrar la cocina comedor y la despensa.

La cocina de la Torrecilla

Las cocinas de aquella época eran el lugar de reunión de toda la familia y la casa. Allí estaba encendido el fuego todos los días del invierno con la leña de las encinas de los montes bajos de la región.
Ese monte bajo puede apreciarse aun en las estribaciones de los Montes de Toledo y en algunos otros lugares.
Era normal que las grandes conversaciones y negocios se hiciesen en esos lugares mientras se acompañaba la conversación con un vino caliente o un caldo.
En los meses de verano las comidas solían trasladarse al exterior aprovechando los emparrados y los porches.
Si os fijáis en la foto podéis apreciar que en la cocina están todos aquellos utensilios necesarios para guisar en la leña del hogar, incluso se observa algún calentador de cama, que a veces mas que calentador era incendario consentido.

El candil

Incluso hay un pequeño candil de aceite; al candil se le echaba aceite de oliva y se colocaba una mecha que ardía lentamente, pero era de alguna forma la manera de tener asegurado el fuego necesario para cocinar sin tener que recurrir a costosas faenas para conseguir lumbre.
La ristra de ajos

La ristra de ajos enmarca la cocina con un elemento típico de los campos manchegos. El ajo, en toda la historia de los países mediterráneos es un elemento esencial en su cocina.
En el centro la mesa y enfrentados dos bancos de madera. Para mi gusto con las dimensiones de los bancos, la mesa tenía que haber sido un poco mas grande.
Llegamos a la alacena o bodega.

La bodega o alacena donde se almacenaba todo tipo de alimentos

Allí las tinajas colocadas en disposición correcta tenían que albergar granos y distintos vinos. Los embutidos, una vez curads se colgaban de las vigas y se intentaba que los insectos no pudiesen llegar a ellos.
Sobre ellas, colocadas están las medidas de áridos con los que se comerciaba la compra del grano.

Representación de lo que podía ser el dormitorio de un hidalgo

Justo encima de la cocina, para que a través de su suelo llegase en invierno el calor de la chimenea, se encuentra el dormitorio. En casas de menor abolengo, donde había que mirar el real con mucho cuidado y la leña era costosa, los dormitorios se colocaban encima de los establos, para que el calor animal calentase la vivienda.

En la actualidad ya no sabríamos vivir a la luz de las velas

El dueño era un gentil hombre y la cama tenía que representarle. Con su dosel y sus cortinas el hidalgo podía descansar sin ser molestado.
Resulta curioso el escritorio, pero el dormitorio era el lugar privado por excelencia de la vivienda y el hidalgo, que solía saber de cuentas y leer, tenía allí su despacho.
Esa mesa, con su pluma y tintero puede ser una alegoría a don Miguel de Cervantes. Sobre uno como ese y en muchos lugares mas, el manco de Lepanto debió apoyarse para escribir su libro. Es una referencia a la estancia de Cervantes por la zona.

Así se resolvían los pórticos de manera barata.

Ya en el exterior, un gran patio porticado nos muestra la extensión de la vivienda. Dos zonas porticadas, una junto a la vivienda y otra exenta donde se guarda una enorme prensa para extraer todo el zumo de las uvas.
Los pórticos resueltos con sus pilares de madera y unas zapatas a forma de capitel que reciben el esfuerzo que trasmiten la vigas de roble que reciben la cubierta.Como cimentación basamentos de caliza para recibir los pies derechos


Prensa y detrás un carro de trabajo

Un carro, medio de transporte de mercancías y de personas para llevar hasta los mercados los productos de la tierra, generalmente tirados por una mula o un mulo. Los caballos se utilizaban para el transporte personal o bien para tirar de elementos menos pesados, más ligeros.
Vale la pena adentrarse en los pueblos manchegos. Casi todos tienen algo que ofrecernos de las andanzas de un Ingenioso Hidalgo de la Mancha, llamado Don Quijote
Sed felices
Antonio

jueves, 6 de diciembre de 2018

Mis pensamientos debajo de Torre Europa


Me encanta fotografiar los edificios modernos.
No tienen los detalles arquitectónicos del romanticismo, modernismo y postmodernismo, pero sus estructuras suelen conducirnos hacia el cielo de manera sistemática por su altura y esbeltez.
Ayer, muchos lo sabéis porque os dila lata con mis fotos, me baje andando desde Cuzco hasta el Café Gijón.
Era ya tarde.


Iba solo, tranquilamente andando y pensando. Las cámaras fotográficas arrinconadas en casa, pero como no puedo dejar de hacer fotos utilice mi teléfono que no es demasiado bueno, pero lo importante era dejar algo de perspectiva fotográfica.
Con sus 120 metros aproximadamente de altura, el edifico Europa o Torre Europa, es uno de los más alto de la capital de la España.
Diseñado por el arquitecto Miguel Oriol e Ybarra, muestra una elegancia exquisita; te obliga a mirarle y a mirar hacia arriba.
Me encanta ver esos nervios que crecen paralelos hacia el cielo, aunque las perspectivas darnla sensación que van a juntarse en un punto no muy lejano.
Me encanta mirar entre esos nervios  y observar como la luz natural y la artificial conviven juntas en un atardecer cálido de noviembre.


Pero hay algo que me llama poderosamente la atención que seguramente pasa desapercibido para la mayoría de los viandantes: su reloj.
Los nervios se abren para abrazarlo y dejarle espacio.
¿Alguien saca el suyo y lo campara con ese otro colgado?
Hoy estamos acostumbrados a mirar el reloj de muñeca o el que la pantalla del teléfono nos muestra.
Ese reloj que marca las horas sin campanadas, en solitario.
A mi personalmente me gusta, pero me entristece el verlo solo colgando de la hermosa fachada.
Y sin quererlo, el reloj me acerca a toda esa cantidad ingente de pobre gente que duerme debajo de los soportales del centro empresarial, alrededor de las altas torres.
Pobre gente, colgados de las fachadas de las personas sin una mirada, como el reloj de allí arriba.
Me pregunto muchas veces ¿Por qué la Naturaleza nos hace tan diferentes a unos de otros? ¿Por qué tu eres mas inteligente y agraciado que yo? ¿Por qué mas rico?


Miro de nuevo al reloj y me doy cuenta de que llego tarde a mi cita con un gran hombre en el café Gijón. Y dejo de pensar: ¡Que fácil lo tengo!
Para todos nosotros es fácil dejar de pensar y olvidarnos de las penas de los demás.
¡Y quiero ganarme el Cielo!
Sed felices
Antonio

lunes, 3 de diciembre de 2018

Niebla


Silencio.
La niebla invade mi calle. Es un manto quela cubre y solo la luz de una farola despunta.
Paseo silencioso por la acera.
Pienso que estoy solo en el mundo. No se oye un ruido; no se vislumbra un alma.
Silencio sobrecogedor.



Al pasar bajo la farola mi sombra me acompaña en el aire.
Finas gotas mojan mi cara y empapándome del frio de la noche.
Silencio, niebla, silencio, nadie.
El ruido de mis pasos sobre las hojas caídas me acompañan. Me acompañas tú también.
Extraña forma de pensar de cada uno. Distintos enfoques para un mismo motivo.
Divergen los pensamientos en una única idea como los faros del coche en la niebla: cada uno por su lado.
Silencio, niebla, silencio, niebla.
Calla el mundo, todos pasamos de todo.
Estamos dormidos en una terrible niebla que nos maniata. Ya no pensamos por nosotros mismos. Nos hemos amparado en las maquinas y el pensamiento propio se ha perdido.
Teclados y pantallas discurren para que no hagamos esfuerzos. ¿Para qué pensar? Solo hay que hacerlo respecto al trabajo ¿Y el vecino? ¿Ylos demás? Seguramente detrás de un televisor, perdiéndose el espectáculo tenebroso de mi sombra andando entre el vapor helado.


Silencio. Subes en el ascensor con cuatro más y da la sensación que estas rodeados de estatuas vivientes. Un circo de malos actores incapaces de mirarte a los ojos.
La niebla está cerrada en la calle y en la mente.
Esa sabana que te envuelve y te enfría, ha conseguido introducirse en gran parte de la sociedad.
Silencio, niebla, silencio, niebla
La ciudad a mi alrededor está escondida en las casas. Asusta enfrentarse a la verdad, a la oscuridad luminosa.
Retorno sobre mis pasos. Silencio absoluto.
Lo que me encantaría escuchar, no lo oigo.
Con quien me gustaría andar, no está a mi lado.
Niebla, silencio, soledad… frio.
Un frio que se introduce dentro, una niebla terrible que va envolviéndote. Pensamientos, ilusiones se van perdiendo en el caminar nocturno entre la niebla.
Niebla y silencio ¿A dónde nos lleváis?
No, no me respondáis, que me da miedo vuestra respuesta.
Prefiero pensar en medio de la niebla y el silencio.
Niebla, silencio…. frio.


Sed felices
Antonio  

domingo, 25 de noviembre de 2018

Detrás de la tapia: recuerdos y tiempo perdido (filosofía de albañil)



Paso por delante de la tapia como tantas veces en el pasado. La casa de al lado sigue igual, siempre pulcra y blanca. Por sus fachadas no corre el tiempo.
La tapia es como un muro que separa los recuerdos de un presente real y efímero. Tras ella, un montón de vivencias olvidadas que vuelven a resurgir cada vez que traspaso la puerta.


Recuerdos, muertos como el tiempo mismo en que se vivieron, pero rescoldo de todo un comportamiento pasado, presente y seguramente futuro.
Traspaso la puerta y en cada rincón llega un momento distinto.
El jardín, siendo el mismo, es ya otro diferente al de aquellos recuerdos.


Veo las pilastras envejecidas y me doy cuenta que yo estoy envejeciendo con ellas. Al mirarlas comprendo que igual que se han inclinado ellas, yo me estoy curvando y me asomo a los recuerdos también doblados.


¿De qué sirve tanto recuerdo? ¿No sería mejor buscar en el incierto futuro?
Los recuerdos se nos aferran de tal manera que coaccionan nuestro presente. Si coaccionan ese presente que ya es recuerdo. No nos permiten realizar nuestra vida. Estamos sometidos a ellos. 


Nos perdemos en ellos sin darnos cuenta del presente. Olvidamos el mismo instante perdido y lo seguimos recordando. ¿Por qué?


Amarrados a creencias que vienen de lejanas tradiciones, de parientes que a su vez heredaron recuerdos de sus mayores,  de viejos momentos que vamos distorsionando, rehechos a nuestro querer interpretarlos, somos incapaces de mirar hacia adelante, de dejarnos llevar por el deseo y la imaginación. Desperdiciamos el presente jugando a ser niños buenos, incapaces de tomarse en serio ese instante que pasa continuamente; somos incapaces de soltarnos de ellos y de las tradiciones. 


Nos aferramos a vivir en la seguridad de un presente falso, que se convierte continuamente en pretérito, muchas veces imperfecto.
Tan amarrados estamos a los recuerdos, las tradiciones, los consejos, las leyes y las obligaciones que somos incapaces de reaccionar, de liberarnos de sus lastres y dar rienda suelta a la vida. Somos incapaces de pecar. Porque la vida debe ser un imperativo presente y futuro: no se puede decir "vivimos", si no "sobre todo hay que vivir, hay que disfrutar". En la vida a veces hay que pecar sin tener que arrepentirse.


Lógicamente no todo recuerdo es un lastre. Tenemos que abrir la puerta de la tapia y saber aprovecharnos de aquellos recuerdos que nos son beneficiosos, pero sin dejarse llevar por la contemplación y el bienestar de algo ya muerto, inexistente para la mayoría que nos rodea. Hay que ser valientes y enfrentarnos al presente-futuro rompiendo muchas veces con ellos y dando rienda suelta a los nuevos sueños que seamos capaces de imaginar, aunque para ello haya que romper moldes encerrados por la sociedad en una caja fuerte que inmoviliza todo. A veces hay que ser valiente y romper esa caja: cuando eso se produce se dan cambios en la forma de pensar, la sociedad evoluciona y cada uno de nosotros también.


Bajo las hojas de las acacias y los rosales, todas ya amarillas por la vejez del año, me vienen y dejo durante unos instantes que circulen por mi aquellos momentos que ya no volverá a ser nunca mas, y barajo pensamiento y deseo, mezclandolos con los deseos que mañana no podré hacer realidad.
Cuantos momentos dejamos pasar pensando en el pasado. Cuantos deseos quedan sin realizarse porque somos incapaces de despegarnos de las tradiciones y las creencias. Y mientras tanto, el tiempo pasa. El futuro se hace presente a cada instante y es pasado perdido. Y el tiempo se va agotando poco a poco;  o muy rápido, demasiado.
Miro el pozo. Cierro la puerta de mi mente y quedan ahogados en él todos esos recuerdos que no me dejan fluir hacia mi futuro. Y aunque sé que ahora es ayer y que mañana es solo una ilusión ¿Por qué no recordar los posibles recuerdos de mañana antes de que sea ayer?


Recuerdos que me atan, no me sirven. Recuerdos que cierran mi vida en un pasado en el que no he sido feliz, solo me valen para no tener la valentía de enfrentarme con un presente futuro que pasa veloz.
¡Está bello el jardín! No es el mismo que hace muchos años conocí. No quiero que sea igual. Pero cada rincón me trae un recuerdo.
Miro de nuevo al pozo, vierto en el mis malos recuerdos, salgo a la calle y cierro la puerta.


¡Quizá mañana sea feliz! Mañana ya ha pasado…
Sed felices.
Antonio

viernes, 16 de noviembre de 2018

Una iglesia románica entre edificios renacentistas


Estábamos recorriendo Baeza, el sábado 10 denoviembre de este año 2018,

A la derecha la catedral y el edificio adosado a ella es el antiguo ayuntamiento

con el grupo que había reunido ACEHA, Asociación Cultural Entre Historia y Arte, en un viaje  dos días en el cual se nos quería presentar la obra del arquitecto renacentista Andrés de Vandelvira en esta ciudad y en Úbeda, cuando al llegar ante el edificio de la  Universidad y el palacio de los condes de Jabalquinto, bajando desde la catedral,  me di de sopetón con una iglesia románica de la que no tenía noticia alguna.





Palacio de los Condes de Jabalquinto

Me gusta todo tipo de arte, pero el románico me atrae sobremanera, es apasionante, recogido,  y ante mí estaba la iglesia de la Santa Cruz: la gran sorpresa del viaje.

Iglesia de la Santa Cruz por su cara poniente y sur

No pensé que tan al sur encontraría un edificio tardo románico y allí estaba, delante de mí llamándome como si algo me atrajese hacia ella.
Pero ¿Por qué esta ahí esta iglesia? Hagamos un poco de historia.
Terminada la batalla de las Navas de Tolosa y conquistada la fortaleza de Baños de la Encina, el mundo musulmán comenzaba a derrumbarse. Fernando III el Santo decide extender sus dominios hacia Sevilla y Córdoba u avanzar en dirección a Jaén.
Tras aquella famosa batalla los reinos de taifas que surgieron, los terceros, bien se sometieron al poder del reino de Granada, o bien buscaron la protección de los reyes castellanos. De entre aquellos reinos de taifas, apareció el reino de la Taifa de Baeza y a su cabeza tuvo como único rey a Abd Allah Ibn Muhammad Al-Bayyas, hasta que fue ejecutado por traición por los almohades en 1226.

Abside y presbiterio mas estrecho que el resto del edificio.

Fernando III el Santo había recibido de él varios castillos, entre ellos el de Jaén. Enterado del asesinato de su rey amigo, emprende una acción contra las villas situadas a lo largo del río Guadalquivir, Ello motiva una entrada en pánico general de las poblaciones árabes, las cuales abandonan  sus poblaciones, de tal manera que cuando las tropas castellanas entran en la ciudad lo hacen sin resistencia alguna.


Portada sur con tres aquivoltas.

Y es en ese momento cuando para conmemorar la entrada de las tropas en Baeza se construye la iglesia de La Santa Cruz en un estilo tardo románico y seguramente sobre una antigua mezquita o templo visigodo. Existen bastantes divergencias sobre esto.
La iglesia de La Santa Cruz esta casi orientada canónicamente, algo desviada hacia el sur y su forma no es perfectamente regular.
El templo tiene una clara primera parte, ábside y presbiterio y posteriormente fue ensanchado de tal forma que se formaron en su interior tres naves, formando a vista de pájaro la unión de dos rectángulos algo irregulares.

Columnas de piedra del lado derecho de la puerta orientada al sur.

Consta de dos puertas: la puerta oeste no es original de la iglesia y se coloco en su lugar en su última restauración. Esta puerta proviene de la iglesia de San Juan Bautista totalmente derruida.
Es una puerta relativamente sencilla que consta de seis columnas, tres de ellas nuevas, las del lado izquierdo, que soportan a tres arquivoltas, dos de ellas lisas y la segunda desdoblada con dos boceles y entre ellos una serie de besantes. Las columnas de la derecha, según se mira a la fachada, presentan en sus capiteles decorados con hojas de vid.
Las del lado izquierdo, nuevas, sustituyen a un posible San Juan Bautista que hacia la función de columna.
Remata un guardapolvo y sobre él un pequeño tejaroz y más arriba un óculo en derrame hacia el interior.
La puerta de la fachada sur es original del templo y sus arquivoltas son muy parecidas a la puerta de San Juan. Sus columnas rematan en capiteles labrados con formas vegetales, acanto, y descansa sobre basamento de piedra. La parte baja esta algo desgastada por el paso del tiempo las salpicaduras. Remata un guardapolvos en punta de diamante.

Capiteles del lado izquierdo de la puerta meridional

Sobre la puerta existe un tejaroz con unos canecillos bastante deteriorados pero que creo que son figuras exaltando pecados contra la sexualidad; esto lo indico por las distintas formas que están representadas en cada canecillo.
Y sobre el tejaroz, el alero de la iglesia en el que se pueden ver otras figuras como caras, rollos, escudo etc.
Al mirar a la iglesia desde la plaza de Santa Cruz, te das cuenta que su mampostería es bastante basta, pobre diría yo, y es solo en aquellos lugares que comunican con el interior donde está más cuidada con bloques bien tallados.
Vista por el exterior pasemos a verla en su interior, aunque aquí me quede corto en fotos que demuestren con claridad su estructura.

Interior de la iglesia. La disposición de los arcos de descarga es paralela al eje mas largo

Impresiona al entrar comprobar que dispone de tres naves amplias y bastantes luminosas.
Al fondo la zona presbiteral y el ábside.
La disposición de los apeos de cubierta se realiza mediante pilares de piedra unidos mediante arcos paralelos al lado más largo del templo, lo que le confiere una cierta grandiosidad.

Uno delos capiteles del interior. Fiaros en la decoración sencilla con relieves vegetales.

Los arcos descansan sobre unos capiteles decorados con formas vegetales.
La cubierta, actualmente de madera, si bien creo tener entendido que anteriormente era una abovedada piedra.
El ábside, es un ábside de tambor, y junto con el presbiterio debieron ser las primeras partes en ser ejecutadas.

El ábside, zona sagrda, esta decorado con pinturas de S.XVI 


En esta iglesia no existe un arco triunfal como en otras y si un arco liso que une el presbiterio  con la zona de los fieles.

 Tejaroz, canecillos y alero de la nave de los fieles

 Rostro rematando un canecillo.


 Canecillo


 Canecillo

Canecillo

La iglesia primitiva estaba enlucida, o se enlució, ya que sobre dicho ábside aparecen una serie de pinturas del siglo XVI.
Tengo ganas de volver a Baeza a entrar de nuevo en contacto con esta iglesia y con otras dos también del época de la Reconquista por Fernando III el Santo.
Aquí os dejo. Vale la pena acercarse a esta ciudad, no saldréis defraudados.
Sed felices
Antonio
P.D. Me vais a perdonar pero se me ha olvidado poneros fotos de las ventanas.