viernes, 6 de mayo de 2016

Los jabalies que se alimentan del pienso de los perros.-


Plano del noreste de la provincia de Gerona con los dos monasterios visitados.

Después de un maravilloso día de playa, en Colera, provincia de Gerona, en casa de unos primos míos, decidimos hacer una tarde de románico visitando San Pedro de Roda y San Quirze de Colera, ambas, como veis en plano adjunto, en una línea recta que apunta prácticamente al cabo de Creus.

Al fondo el cabo de Creus desde la cala de Colera.

San Pedro de Roda. Un magnifico ejemplo del románico. 

Antes de seguir, comentaros que la hora a la que se llego a ver los jabalíes era ya oscureciendo y que por ello la calidad de las fotos en la distancia a que están tomadas no son muy buenas.

Iglesia románica del monasterio de San Quirze de Colera.

En San Quirze había un restaurante que en esos momentos estaba cerrado, cosa no extraña pues estábamos nosotros solos, y todos sus accesos estaban protegidos por perros impresionantemente grandes del tipo del mastín, el rottweiler y algún otro grande que no recuerdo.

Una jabalina con su fila de rayones detrás de ella en medio del barranco.

Estaba observando la ermita y me acerque al coche a ver si encontraba un plano de la zona, cuando por la ladera de enfrente comencé a escuchar un ruido inmenso, como si una locomotora bajase a través de las matas que cubren el monte.

El grupo pasando a escasos dos metros de mi. Yo encima del capó

El ruido venía directamente hacia mí y de repente apareció entre la vegetación una hembra de jabalí seguida por un montón de jabatos que la seguían en fila en el monte.
Siguió ascendiendo la jabalina seguida de sus lechones y paso a escasos dos metros de mí como si yo no existiera, con todos los pelos del lomo erizados y gruñendo constantemente.

 La jabalina camino del comedero del perro.


Comiendo el pienso de uno de los canes.

La jabalina se dirigió directamente hacia la caseta de uno de los perros, y este que había estado ladrando nuestra presencia, se calló automáticamente, se metió dentro de su caseta bien escondido y dejo que la señora se comiese su comida.
Mientras tanto los rayones agrupados esperaban a mama.

La jabalina sale corriendo en defensa de sus crías.

Al mismo tiempo un grupo de jóvenes bermejos se acercaron a la zona. A uno de ellos se le ocurrió meterse con los rayones y al chillido de estos la jabalina dejo de comer y como un rayo se fue por los jóvenes rojizos.

 Jabalina y rayones reunidos. La jabalina ha terminado de comer.


La jabalina se lleva a sus cachorros a la seguridad y tranquilidad del monte.

Reunidos de nuevos los rayones con mama, esta emprendió la retirada al monte una vez saciado el apetito con el pienso de los perros y entonces los bermejos se acercaron a la comida de los perros a cenar ellos también, mientras los canes les miraban pacientes desde el interior de las casetas.

 La jabalina se ha ido y el perro mira a los bermejos como oponiendo resistencia...

...pero son muchos.Mas vale quedarse en casita.

Fue una maravillosa experiencia como remate de una tarde fantástica. Solo deciros que si en un principio me subi al capó del todo terreno, luego entendí que los jabalíes pasaban olímpicamente de mi y eche pie a tierra, eso si, sin acercarme a ellos.
Nada mas por hoy.
Sed felices.

Antonio

No hay comentarios:

Publicar un comentario