lunes, 12 de diciembre de 2016

Flores con poesía CCLXXXIX: El pozo-El Fénix

Nace nuestra poeta en Oliva, provincia de Valencia, España.
Si, escribo poeta porque a ella no le gusta la palabra poetisa.
Crece, se educa, estudia y vive actualmente en su ciudad natal.


Conozco a María Teresa Colomar Ortolá a través de la Red de redes, no personalmente, pero sus escritos reflejan a una mujer que sabe definirse, llena de sentimientos, de agudeza y con enormes ganas de vivir.
Ella misma me ha indicado que empezó a escribir poesía desde los nueve años y desde entonces ha seguido haciéndolo.
Enamorada de los poetas clásicos, en especial de Lope de Vega, y de poetas contemporáneos como Miguel Hernández, Antonio Machado y Federico García Lorca entre otros. María Teresa Colomar Ortolá, es una mujer valiente, con una lucidez de pensamiento  y de crítica extraordinarios, y con una maravillosa visión del mundo que ve pasar todos los días delante de su establecimiento.
Y lo demuestra con unos exquisitos post, que coloca casi todos los días en Facebook, en los que analiza, con humor estupendo y una sinceridad maravillosa, a cada uno de los personajes que pasan por delante de ella o van a comprar sus churros.
Leyendo a uno de sus poetas preferidos, Miguel Hernández, en la última estrofa del poema titulado “Creí que la luz era mía” encontré una definición de Teresa:
Soy una abierta ventana que escucha
por donde va tenebrosa la vida.
Pero hay un rayo de sol en la lucha
que siempre deja la sombra vencida.
El carácter y la luz de su tierra está claro que se reflejan en su forma de ser y de escribir.
Me encanta encontrarme con personas así en la red.


Hace unos días coloque una fotos del pozo existente en el jardín de casa de mi madre, sobre el que descansan las macetas de las hortensias, y Teresa escribió sobre él uno de los poemas que vais a leer hoy y que me dedico.
El otro poema, titulado El Fénix, es del año dos mil trece y creo que es un canto maravilloso a una mujer capaz de sobreponerse a todo.
Espero que os gusten.

POZO DE OTOÑO (A Antonio Banús)

El pozo del otoño se lamenta
perdido en sus recuerdos
de antiguas primaveras.


Las rosas de la tarde le susurran
historias de esperanza
al desvaído añil de las hortensias
y el pozo esta callado…


Si el sol no lo despierta
se cubrirá de olvidos
y mariposas muertas.


--o0o--

EL FÉNIX

Llego el momento de ir soltando amarras
y empezar a volar por cuenta propia;
regresa sobre el eco de tus pasos
y acalla ya la voz de la memoria;


aprovecha las tierras más suaves
y anuda tus raíces poderosas
-aunque deshilachadas y algo secas-
para escribir aquí tu nueva historia.


No podrán contra ti los malos vientos
ni las negras tormentas tronadoras,
¡no llores más; estrena risas nuevas,
chispeantes, alegres y sonoras!
Estas viva, y entera, y saludable,
destierra el miedo, abrázate a tu sombra,
y como un ave Fénix triunfante,
abre las alas y álzate gloriosa.
--o0o--


Nada mas por hoy.

Sed felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario