miércoles, 7 de diciembre de 2016

Nemoptera bipennis: los duendes de las praderas.



Era una tarde de principios de junio de 2016.
Habíamos quedado los amigos del grupo de Bichos de San Lorenzo de El Escorial y alrededores para pasar un rato entre las hierbas de la zona norte de Madrid e intentar ver a los “Duendes” de las praderas.
Para mí era la primera vez que me iba a encontrar con un maravilloso animal que en su fase adulta enamora a cualquiera que téngala suerte de verlo volar.


Se trata del  Nemoptera bipennis, un maravilloso animal que nunca hay que confundir con una bella mariposa o una extraña libélula.
Su vuelo es delicioso. Dala sensación que flotan con movimientos rítmicos por el aire como si fueran pequeñas cometas con sus dos enormes colas estabilizadoras.


Pero hablemos un poco científicamente, aunque yo no lo soy.
La Nemoptera bipennis es un insecto. Tiene seis patas y dos pares de alas, unas, las anteriores con las que vuela, y las posteriores que son esas largas colas que han perdido su función.
Pertenece al orden de los Neurópteros y está emparentado con las hormigas león.


La longitud total de los duendes puede llegar a alcanzar los diez centímetros desde la cabeza hasta la punta de esas colas maravillosas. Su cuerpo puede medir entre dos y tres centímetros como mucho, siendo por lo general la primera medida la más común.
Su cabeza, a mí personalmente me recuerda a la de algún personaje de la Guerra de las Galaxias, es alargada con dos enormes ojos y dos antenas fusiformes.


Las alas anteriores pueden medir cada una unos tres centímetros, dando al insecto una envergadura que oscila entre los 6 y 7 cms.
Las alas posteriores, las colas, pueden llegar a medir hasta seis centímetros, aunque normalmente están alrededor de los cinco.


Los colores de las alas varían un poco en función del lugar donde habiten, Las que veis en las fotografías tomadas por mí, son de color crema con tonalidades marrones en dibujos de total camuflaje. El camuflaje llega a ser tan bueno que hay veces que estas al lado y no consigues verlas.
Viven en zonas de praderas de gramíneas relativamente secas, en terrenos que comparten las zonas rocosas, con herbazales y piedras sueltas. Los tipos de terrenos pueden oscilar desde los calcáreos a los graníticos.


La vida de Nemoptera bipennis hay que dividirla en tres fases: huevos, larvas y adultos.
De los huevos en la base de los tallos de las gramíneas eclosionaran unas larvas rarísimas de cuello alargado, capaces de compartir vivienda con sus presas, muy voraces. Su etapa larvaria durará dos años.
Pasado este periodo, la larva comienza a realizar un capullo y a los quince días, aproximadamente, salen estos maravillosos adultos.
Los adultos viven unos dos meses, desde junio hasta principios de agosto.
Los adultos, al contrario que las larvas se alimentan del polen de las plantas.
Sus vuelos son muy lentos, tanto que puedes ir andando detrás de ellos y adelantarles. Y a la vez son muy frágiles.


Si alguna vez se ponen a vuestro alcance, observarlos, pero no intentéis cogerlos, lo mas seguro es que los lastiméis.
Se me olvidaba comentaros que los “Duendes”, Nemoptera bipennis, son unos animales antiquísimos, seguramente de los primeros insectos modernos, y además son endémicos de la Península Ibérica.


Disfrute como nunca aquella tarde que descubrí a los duendes. Goce viéndoles volar como se lo hiciesen dentro del agua. Los vi volar en grupos maravillosos al caer la tarde y me enamoraron.


Nada mas por hoy. Espero que os haya gustado.
Sed felices.

Antonio 

2 comentarios: